Avance de zonas de Mists of Pandaria: Valle de los Cuatro Vientos
por Nethaera el September 14th a las 1:00am

Habéis explorado el extenso Bosque de Jade, habéis presenciado la majestuosidad del Corazón del Dragón y os habéis empapado del esplendor del Templo del Dragón de Jade. Habéis conocido a los nobles jinyu y a los malhablados hozen, y habéis tenido vuestro primer encuentro con esa especie de ogros crueles que son los mogu. Ahora habéis llegado al límite del bosque y os halláis en la cúspide de una llanura cubierta de hierba y bañada por el sol: el Valle de los Cuatro Vientos.

Monk Mistweaver Hero

 Valley of the Four Winds Hero


Esta vez, vamos a hablar con Paul Kubit, diseñador de misiones del Valle de los Cuatro Vientos.

P: ¿Podrías decirnos tres sitios que crees que los jugadores no se deberían perder en su primer viaje por la zona?

R. En primer lugar, me gustaría decir que el Valle de los Cuatro Vientos cuenta con algunas de las vistas más bonitas del juego. No se puede describir con palabras: vosotros buscad un punto elevado, escoged una dirección y mirad al horizonte. O bien id a algún rincón recóndito del mundo y buscad algo escondido. Quedaréis alucinados con algunas de las cosas que podréis ver. Dicho esto, sí que tengo algunos sitios preferidos que me gustaría destacar.

Uno de los lugares que deberéis visitar es la Cervecería del Trueno. Es la única mazmorra de la zona, pero no es una simple fachada sin más: esta cervecería forma parte importante de la historia de la zona y durante vuestras andanzas por el Valle de los Cuatro Vientos os encontraréis en su interior en más de una ocasión. La cervecería pasa por momentos difíciles, ya que la mayoría de los Cerveza de Trueno que la mantienen se han ido para ayudar a hacer frente a los mántides. El resultado de todo esto es una mazmorra divertida, frenética y desenfadada, con algunas de nuestras misiones más absorbentes hasta la fecha.

Luego me pasaría por los Cultivos Florecientes, el granero de Pandaria. Esta área toma como modelo las tierras de labranza escalonadas y abigarradas, fáciles de encontrar en las partes más remotas de Asia, pero está cubierta de enormes frutas y verduras sobrealimentadas por las aguas puras y místicas del Valle de la Flor Eterna, al norte. Me gusta la zona de los Cultivos Florecientes porque no hay ninguna otra que se le parezca en World of Warcraft, y presenta algunas de las misiones diarias más interesantes.

Por último, me gusta mucho la Espesura Paoquan. Es un matorral denso y cubierto de niebla, lo que supone un fuerte contraste con las llanuras abiertas del resto de la zona, pero también da una idea de cómo era quizás el Valle de los Cuatro Vientos antes de que los pandaren lo cultivaran muchos años atrás. La Espesura Paoquan alberga uno de los personajes más interesantes del valle, y acoge también algunas escenas memorables. Pero no diré más al respecto… Tendréis que descubrirlo por vuestra cuenta.

P: ¿Qué puedes contarnos de las historias del Valle de los Cuatro Vientos?

R. La mayoría de historias del Valle de los Cuatro Vientos son de ámbito local, más modesto. Viajáis de una granja a otra, de ciudad en ciudad, resolviendo problemas sobre la marcha. No hay una amenaza global de la que rescatar al planeta, ni misteriosos cultos clandestinos que desmantelar o males ancestrales ocultos bajo tierra (al menos que nosotros sepamos). Se trata de una temática más ligera, cosa que la gente probablemente agradecerá, teniendo en cuenta algunas de las historias más sombrías que se pueden encontrar en otras partes del continente.

En cuanto pongáis un pie en el valle os toparéis con alguien cuyo nombre os sonará, pero no así su cara: Chen Cerveza de Trueno. Para Chen es también la primera estancia en Pandaria, ya que él se crió en la Isla Errante, de modo que explorará la tierra a vuestro lado. Es más, también se ha traído a su sobrina Li Li, a quien está enseñando lo que él llama "la filosofía del viajero". Gran parte de la historia del Valle de los Cuatro Vientos gira en torno a las aventuras de Chen y Li Li a medida que van descubriendo su herencia familiar y lo que realmente significa ser un Cerveza de Trueno.

El Valle de los Cuatro Vientos es también el punto de partida de una historia más amplia que abarca tanto el valle como la Espesura Krasarang. En la Finca de Pang, en el borde más al este de la zona, encontraréis a un quinteto de aventureros: tres pandaren, un hozen y un jinyu, todos recién graduados del Monasterio Tian. Están buscando al legendario "maestro oculto", con quien creen que podrán proseguir su instrucción. Los aventureros deciden separarse, con cuatro de ellos siguiendo uno de los Cuatro Vientos, y por el camino cada uno encuentra una aventura única. Los jugadores que sigan a los cuatro aventureros en sus respectivos viajes disfrutarán de un evento especial y épico que realmente lleva ambas zonas a cotas extraordinarias.

P: ¿Qué facciones encontraremos en el Valle de los Cuatro Vientos? ¿Qué hay de las diarias?

R. En el centro del valle encontraréis la ciudad pandaren de El Alcor, hogar de los Labradores: la facción agrícola de Pandaria. Los Labradores son un gremio de granjeros que cuida y cultiva la tierra, y en el nivel 90 tendréis oportunidad de engrosar sus filas y probar lo bien que se os da con el azadón.

Trabajar con los Labradores os dará acceso a una gran serie de misiones diarias, en las que os enfrentaréis a los hozen Kunzen que saquean las cosechas de los granjeros, o a esa especie de conejos que son los mures y que cavan túneles por debajo de sus granjas. Deberéis pisotear unas cuantas marmotas, sumergir algunos gallos demasiado apasionados en agua fría y arrancar las malas hierbas que se resisten a desaparecer… Lo típico en una granja, vaya. Conforme pasen los días, trabaréis amistad con los habitantes de El Alcor, intentando ganaros su favor para conseguir una invitación formal al gremio de Labradores.

Lo más emocionante de todo es quizás que la facción de los Labradores os proporciona acceso a uno de los nuevos sistemas de juego de Mists of Pandaria: la granja de jugador. El granjero Yoon, otro recién llegado a la zona, os recluta para que lo ayudéis con su granja, el Rancho Cantosol. Cada día podéis plantar cultivos en los campos de la granja y regresar al día siguiente para cosechar la fruta y verdura ya maduras, que podréis usar en recetas de cocina o vender en el cercano Mercado del Alcor. A medida que progreséis en el gremio de Labradores, ganaréis acceso a nuevas semillas, lo cual os permitirá cultivar vuestros propios materiales de artesano, y accederéis asimismo a otras mejoras y expansiones para vuestra granja. Hay incluso una mascota que se puede plantar.

   
   
   

Y con eso prácticamente concluimos nuestro avance del Valle de los Cuatro Vientos. Próximamente seguiremos el viento del sur en dirección a la densa y salvaje Espesura Krasarang.