Elfos de sangre
Horda
Forasteros vengativos

Durante casi 7000 años, la alta sociedad élfica dependió de la Fuente del Sol, un pozo sagrado que llenaba de poder a la magia del día a día de los elfos. Quel'Thalas, el reino encantado de los altos elfos, fortalecido por las energías de la Fuente del Sol, prosperó en los bosques al norte de Lordaeron.

Historia de los Elfos de sangre

Durante la Tercera Guerra, un ejército de la Plaga, dirigido por el caballero de la Muerte Arthas, invadió Quel'Thalas y prácticamente acabó con los altos elfos. Arthas utilizó la Fuente del Sol para resucitar a Kel'Thuzad, el caído nigromante, lo que la contaminó para siempre. Ante el temor de que la Fuente del Sol infectada acabara con su raza, el príncipe Kael'thas la destruyó para salvar a su pueblo (al que rebautizó como los elfos de sangre) de sus energías oscuras. Pero eso los dejó vulnerables ante la abstinencia del maná.

En busca de una cura para su pueblo, Kael'thas viajó a Terrallende y formó una alianza con el demonio renegado Illidan Tempestira. Allí, la dependencia del príncipe a la energía vil lo llevó a estar bajo el mandato del comandante de la Legión Ardiente, Kil'jaeden, y la promesa que le hizo a su pueblo de guiarlos al paraíso resultó ser nada más que mentiras. 

Con el tiempo, el obstinado príncipe regresó a Azeroth y tomó el lugar donde quedaban los escombros de la Fuente del Sol con la esperanza de usarla para abrirle paso a Kil'jaeden en el mundo. Al final, asesinaron a Kael'thas antes de completar su plan. Tiempo después, el profeta draenei Velen purificó la Fuente del Sol y la transformó en una fuente de energías sagradas y arcanas. Desde entonces, muchos elfos de sangre se han dedicado a restablecer el reino de Quel'Thalas, aunque otros dudan en abandonar la dependencia que tienen a la magia vil. Solo el tiempo dirá si serán capaces de no repetir las tragedias del pasado.

Zona de inicio
Bosque Canción Eterna

Los elfos de sangre han llamado hogar al Bosque Canción Eterna durante milenios, sin embargo, la protección de esta región boscosa no ha estado libre de peligros. Decididos a utilizar el poder del místico Pozo del Sol de los elfos, el príncipe Arthas y la Plaga abrieron una brecha de destrucción a través del corazón de Quel’Thalas durante la Tercera Guerra, dejando una cicatriz corrupta a lo largo del Bosque Canción Eterna. Hasta ahora, los elfos han trabajado con ahínco para expulsar a los no-muertos restantes de sus tierras y purificar las heridas provocadas por el asalto de Arthas, no obstante, aún queda mucho por hacer. Mientras Quel’Thalas mira hacia un nuevo futuro, garantizar la seguridad y bienestar del Bosque Canción Eterna será un crucial primer paso.

Características raciales
Agudeza Arcana
Los elfos de sangre tienen precisión sobrenatural y reciben una bonificación a los golpes críticos.
Torrente Arcano
Los elfos de sangre pueden interferir con la magia, eliminar 1 efecto beneficioso de los enemigos alrededor y además reabastecer sus propios recursos.
Afinidad Arcana
Los elfos de sangre tienen habilidad para las artes místicas y reciben una bonificación a encantamiento.
Resistencia a la magia
Los elfos de sangre poseen una resistencia natural a los hechizos de magia arcana.
Historia de los Elfos de sangre

Durante la Tercera Guerra, un ejército de la Plaga, dirigido por el caballero de la Muerte Arthas, invadió Quel'Thalas y prácticamente acabó con los altos elfos. Arthas utilizó la Fuente del Sol para resucitar a Kel'Thuzad, el caído nigromante, lo que la contaminó para siempre. Ante el temor de que la Fuente del Sol infectada acabara con su raza, el príncipe Kael'thas la destruyó para salvar a su pueblo (al que rebautizó como los elfos de sangre) de sus energías oscuras. Pero eso los dejó vulnerables ante la abstinencia del maná.

En busca de una cura para su pueblo, Kael'thas viajó a Terrallende y formó una alianza con el demonio renegado Illidan Tempestira. Allí, la dependencia del príncipe a la energía vil lo llevó a estar bajo el mandato del comandante de la Legión Ardiente, Kil'jaeden, y la promesa que le hizo a su pueblo de guiarlos al paraíso resultó ser nada más que mentiras. 

Con el tiempo, el obstinado príncipe regresó a Azeroth y tomó el lugar donde quedaban los escombros de la Fuente del Sol con la esperanza de usarla para abrirle paso a Kil'jaeden en el mundo. Al final, asesinaron a Kael'thas antes de completar su plan. Tiempo después, el profeta draenei Velen purificó la Fuente del Sol y la transformó en una fuente de energías sagradas y arcanas. Desde entonces, muchos elfos de sangre se han dedicado a restablecer el reino de Quel'Thalas, aunque otros dudan en abandonar la dependencia que tienen a la magia vil. Solo el tiempo dirá si serán capaces de no repetir las tragedias del pasado.

Zona de inicio
Bosque Canción Eterna

Los elfos de sangre han llamado hogar al Bosque Canción Eterna durante milenios, sin embargo, la protección de esta región boscosa no ha estado libre de peligros. Decididos a utilizar el poder del místico Pozo del Sol de los elfos, el príncipe Arthas y la Plaga abrieron una brecha de destrucción a través del corazón de Quel’Thalas durante la Tercera Guerra, dejando una cicatriz corrupta a lo largo del Bosque Canción Eterna. Hasta ahora, los elfos han trabajado con ahínco para expulsar a los no-muertos restantes de sus tierras y purificar las heridas provocadas por el asalto de Arthas, no obstante, aún queda mucho por hacer. Mientras Quel’Thalas mira hacia un nuevo futuro, garantizar la seguridad y bienestar del Bosque Canción Eterna será un crucial primer paso.

Ciudad capital
Ciudad de Lunargenta

Hace menos de una década, la maravillosa Lunargenta, capital de los altos elfos, fue casi completamente destruida durante una brutal invasión de la Plaga. Bajo las órdenes del príncipe Arthas, los no muertos arrasaron la ciudad y corrompieron las sagradas aguas del Pozo del Sol. Pese a este horrible suceso, los altos elfos —ahora conocidos como los elfos de sangre— han trabajado para reconstruir su devastada capital. Hace poco, el renacimiento del Pozo del Sol ha insuflado nuevo vigor en los elfos, quienes han continuado su labor de sanar las cicatrices de Lunargenta con la esperanza de regresar a Quel’thalas, la joya de la corona del reino, a su antigua gloria.

Líder
Lor’themar Theron

El Regente Lor’themar Theron está consciente del sufrimiento que han padecido los elfos de sangre en años recientes. Después de sobrevivir la brutal invasión de la Plaga a Quel’Thalas, se le confió la protección del reino élfico mientras el príncipe Kael’thas viajaba a Terrallende. Poco después, la voluntad de Lor’themar fue puesta a prueba cuando el príncipe, corrompido por energías demoníacas, regresó a Azeroth e intentó usar el Pozo del Sol para propósitos nefastos. Más adelante, Kael’thas fue eliminado por su traición, dejando a Lor’themar para guiar el destino de los elfos de sangre. Con el renacimiento del Pozo del Sol, hay un horizonte brillante para Quel’Thalas. Como corresponde, será Lor’themar, aquel que sobrellevó gran parte de los días más oscuros del reino, quien conducirá a su gente hacia su nuevo destino.

Montura Racial
Halcón Zancudo

Cuando Kael’thas condujo a sus seguidores al devastado mundo de Terrallende, los resplandecientes halcones zancudos que llevaron con ellos sirvieron como agradables recordatorios de Quel’Thalas, el hermoso hogar de los elfos de sangre. Valorados por ser dignos de confianza y por su velocidad, estas coloridas criaturas representan el esplendor inherente de los bosques del reino de los elfos de sangre. Aunque en años recientes la tragedia ha descendido sobre Quel’Thalas, los halcones zancudos continúan siendo parte integral de la vida diaria de los elfos.

Información sobre otras razas