Tauren
Horda
Ecologistas honorables

Los pacíficos tauren, o shu'halo en su lengua materna, habitan en Kalimdor desde hace años, donde trabajan para cumplir con el mandato de su diosa, la Madre Tierra, de preservar el equilibrio de la naturaleza. Hasta hace poco, los tauren vivían en tribus nómades esparcidas por Los Baldíos y cazaban a las grandes bestias kodo, nativas de la región árida.

Historia de los Tauren

Durante la Tercera Guerra, el poderoso jefe tauren Cairne Pezuña de Sangre se encontró por casualidad con la Horda de orcos que exploraba Kalimdor. Tras hacerse amigo del Jefe de Guerra Thrall, Cairne y su tribu lograron expulsar a sus enemigos mientras establecía un nuevo hogar en Mulgore, la ciudad de Cima del Trueno. En deuda con los orcos, los tauren se unieron a Thrall en el Monte Hyjal para defender a Kalimdor de los demonios de la Legión Ardiente.

Durante años, los tauren florecieron en todo Mulgore, pero la tragedia los golpeó tras la campaña contra El Rey Exánime en Rasganorte. Cairne creía que el nuevo e imprudente Jefe de Guerra, Garrosh Grito Infernal, llevaría la Horda a la ruina, por lo que decidió desafiar al joven orco a un duelo. El jefe tauren claramente tenía la ventaja...

Sin embargo, a espaldas de ambos combatientes, Magatha Tótem Siniestro, una matriarca tauren que despreciaba a Cairne, envenenó la espada de Garrosh. El veneno paralizó a Cairne y Garrosh pudo matarlo.

Tras el duelo, los seguidores de Magatha atacaron Cima del Trueno para intentar conquistarla. Sin embargo, Baine, el hijo de Cairne, logró lanzar un contraataque y retomó la capital tauren. Luego de la batalla, desterró a Magatha y a sus seguidores de las tierras tauren. Pese al encuentro mortal entre Cairne y Garrosh, los tauren no han abandonado a la Horda. Con valentía, Baine se hizo cargo del liderazgo tauren, y los tauren Altamontaña establecieron una posición en la corrupción creciente de la Legión, cerca de las Islas Quebradas.

Zona de inicio
Mulgore

Después de establecerse en las pasturas de Mulgore, los imponentes tauren fundaron la Cima del Trueno, su imponente capital. Durante varios años, los tauren vivieron en las serenas planicies de la zona central de Kalimdor, velando por el bienestar de su amado nuevo hogar. Sin embargo, el reciente Cataclismo ha tenido efectos desastrosos en Mulgore. Al ser expulsados de sus guaridas al sur de la Cima del Trueno, los salvajes jabaespín se han extendido por la Meseta de la Nube Roja, e invadido el Campamento Narache. Además de capturar a numerosos tauren, los jabaespín han provocado que enormes raíces espinosas surjan de la tierra, acabando con la vida en las otrora verdes planicies. Por esta razón, los tauren han jurado expulsar a las salvajes criaturas y sanar las heridas que ha recibido la tierra antes de que el daño se vuelva irreparable.

Características raciales
Mole
Los Tauren son guerreros corpulentos y tremendos; reciben un aumento a sus golpes críticos.
Cultivar
Los tauren reciben una bonificación a la habilidad de herboristería y recolectan hierbas mucho más rápido que los herboristas de las demás razas.
Robustez
Su constitución excepcional les proporciona una bonificación a su total de salud.
Resistencia a la naturaleza
Los tauren tienen resistencia a la magia de la naturaleza, lo que hace más difícil que este tipo de hechizos les hagan daño.
Pisotón de guerra
Al hacer temblar la tierra con un fuerte pisotón de sus pezuñas, los tauren pueden aturdir brevemente a pequeños grupos de enemigos.
Historia de los Tauren

Durante la Tercera Guerra, el poderoso jefe tauren Cairne Pezuña de Sangre se encontró por casualidad con la Horda de orcos que exploraba Kalimdor. Tras hacerse amigo del Jefe de Guerra Thrall, Cairne y su tribu lograron expulsar a sus enemigos mientras establecía un nuevo hogar en Mulgore, la ciudad de Cima del Trueno. En deuda con los orcos, los tauren se unieron a Thrall en el Monte Hyjal para defender a Kalimdor de los demonios de la Legión Ardiente.

Durante años, los tauren florecieron en todo Mulgore, pero la tragedia los golpeó tras la campaña contra El Rey Exánime en Rasganorte. Cairne creía que el nuevo e imprudente Jefe de Guerra, Garrosh Grito Infernal, llevaría la Horda a la ruina, por lo que decidió desafiar al joven orco a un duelo. El jefe tauren claramente tenía la ventaja...

Sin embargo, a espaldas de ambos combatientes, Magatha Tótem Siniestro, una matriarca tauren que despreciaba a Cairne, envenenó la espada de Garrosh. El veneno paralizó a Cairne y Garrosh pudo matarlo.

Tras el duelo, los seguidores de Magatha atacaron Cima del Trueno para intentar conquistarla. Sin embargo, Baine, el hijo de Cairne, logró lanzar un contraataque y retomó la capital tauren. Luego de la batalla, desterró a Magatha y a sus seguidores de las tierras tauren. Pese al encuentro mortal entre Cairne y Garrosh, los tauren no han abandonado a la Horda. Con valentía, Baine se hizo cargo del liderazgo tauren, y los tauren Altamontaña establecieron una posición en la corrupción creciente de la Legión, cerca de las Islas Quebradas.

Zona de inicio
Mulgore

Después de establecerse en las pasturas de Mulgore, los imponentes tauren fundaron la Cima del Trueno, su imponente capital. Durante varios años, los tauren vivieron en las serenas planicies de la zona central de Kalimdor, velando por el bienestar de su amado nuevo hogar. Sin embargo, el reciente Cataclismo ha tenido efectos desastrosos en Mulgore. Al ser expulsados de sus guaridas al sur de la Cima del Trueno, los salvajes jabaespín se han extendido por la Meseta de la Nube Roja, e invadido el Campamento Narache. Además de capturar a numerosos tauren, los jabaespín han provocado que enormes raíces espinosas surjan de la tierra, acabando con la vida en las otrora verdes planicies. Por esta razón, los tauren han jurado expulsar a las salvajes criaturas y sanar las heridas que ha recibido la tierra antes de que el daño se vuelva irreparable.

Ciudad capital
La Cima del Trueno

Fundada por el sabio Gran Jefe Cairne Pezuña de Sangre y su fiel tribu, la Cima del Trueno domina la verde tierra de Mulgore desde una serie de mesetas que golpea el viento. Antes de la construcción de la capital, los tauren vivieron como nómadas durante generaciones y, por lo general, se encontraban asesidados por bandas de centauros merodeadores. Cuando se fundó la Cima del Trueno, sin embargo, esta orgullosa y noble raza finalmente obtuvo un hogar permanente.

Después de la muerte de Cairne en un duelo contra el Señor de Guerra Garrosh Hellscream, la Cima del Trueno fue tomada brevemente por Magatha Tótem Siniestro y varios miembros de su tribu. Como respuesta, Baine, el hijo de Cairne, dirigió un brillante contraataque utilizando una flota de zepelíns. Luego de dividir estratégicamente a las fuerzas de Magatha, Baine retomó la Cima del Trueno y asumió su papel como Gran Jefe de los tauren. La capital, una vez recuperada de los disturbios recientes, es nuevamente un bastión de paz y seguridad para los tauren de Kalimdor.

Líder
Gran Jefe Baine Pezuña de Sangre

El Gran Jefe Baine Pezuña de Sangre es hijo del difunto líder tauren Cairne Pezuña de Sangre. Además de haber heredado el valor y la gentileza de su padre, Baine se ha convertido en un guerrero sin igual. Después de la muerte de Cairne en un duelo con el Señor de Guerra Garrosh Hellscream, Baine dejó su hogar en la aldea Pezuña de Sangre cuando los agentes de la matriarca Magatha Tótem Siniestro la atacaron y posteriormente se apoderaron de la Cima del Trueno. Aunque todavía se encontraba dolido por la pérdida de su padre, Baine dirigió un contraataque contra Magatha y sus fuerzas, recuperando finalmente el control de la capital de los tauren.

Al final, el honorable hijo de Cairne le perdonó la vida a la matriarca Magatha y la desterró junto con sus traicioneros aliados a la inclemente Sierra Espolón. Desde entonces, Baine asumió el papel de gran jefe de los valerosos tauren de Mulgore. Pese a que aún existe amargura en torno a la muerte de Cairne, Baine ha jurado lealtad a la Horda y a su Señor de Guerra por el bien de la raza tauren.

Montura racial
Kodo

Abundan las leyendas tauren con respecto a los kodos de grandes cuernos que habitan los Baldíos de Kalimdor. Hay mitos que hablan acerca de kodos poco comunes que poseen vínculos con los espíritus de la tierra y la tormenta, permitiendo así que las colosales bestias hagan uso del poder del relámpago. Aunque por lo general se considera que los kodos son de naturaleza amable, son también feroces oponentes cuando se encuentran en peligro y se sabe que en ocasiones devoran enteros a sus enemigos.

Información sobre otras razas