Conmemoración de la batalla de Ahn'Qiraj
por Blizzard Entertainment el January 21st a las 8:00am

El 23 de enero de 2006 se desató una guerra a partir de un simple sonido: el golpe de un gong. Nada de ceremonias de convocación ni gritos de guerra sanguinarios, apenas un silencio macabro y ensordecedor. Fueron unos segundos interminables e inquietantes de terror puro: la calma que antecede a la tormenta.

Ninguno de los que aguardaban hombro a hombro ante el Muro del Escarabajo podía predecir lo que estaba a punto de suceder, mucho menos comprender las consecuencias de la batalla épica de diez horas que terminó con la vida de miles de los guerreros más valientes de Azeroth.

Primero Acción, Segundo Facción

Sin embargo, esto no significa que el estallido de la batalla ante la puerta de Ahn’Qiraj fuera inesperado. Cuando C’Thun se convirtió en una amenaza ineludible, líderes de todo el mundo comenzaron a planear sus estrategias y forjaron alianzas improbables. Ellos sabían que se avecinaba una guerra y que era el momento de despojarse del orgullo y el afán de gloria personal. La fantasía de que un solo ejército podría derrotar al General Rajaxx y a su batallón colosal se descartó rápidamente.

Fue un momento único. Las facciones hicieron a un lado su orgullo, y ejércitos de orígenes diversos y lealtades dispares se unieron con un mismo propósito. Y hay que hacer hincapié en esto: la batalla de Ahn’Qiraj se ganó únicamente por el respeto al principio de que la unión hace a la fuerza.

Warmongering vs. Gold Hungering

No todos estuvieron de acuerdo con esta inusual alianza. Para expresar su desacuerdo, algunos se negaron a participar del esfuerzo de guerra y actuaron como si no ocurriera nada, mientras que otros decidieron demostrar su disconformidad a través de la violencia. Los más deshonestos de ambos bandos, que no estaban dispuestos a tolerar lo que consideraban una traición a su facción, no se quedaron de brazos cruzados. Las casas de subastas neutrales, que se utilizaban para movilizar recursos entre ambos bandos, se convirtieron prácticamente en campos de batalla. Estos opositores se apropiaban de recursos vitales a un precio irrisoriamente bajo para revenderlos y obtener ganancias. Como en todas las guerras, no siempre son los valientes quienes salen beneficiados.

Es difícil poner en perspectiva el increíble esfuerzo realizado para esta guerra, pues hoy contamos con almacenamiento extendido y comunicaciones rápidas. En aquella época, cuando las mochilas eran más pequeñas y los paños no abundaban, obtener recursos valiosos, clasificarlos y enviarlos era una tarea que tomaba varias horas. Llevó varias semanas recolectar vendas, alimento y equipo, recursos muy necesarios y que, inevitablemente, se acabarían en poco tiempo. Es verdaderamente difícil imaginar semejante situación hoy en día.

La importancia de recordar

Hay ciertos paralelismos con algunos acontecimientos actuales que son difíciles de ignorar... y es que, una vez más, los habitantes de Azeroth nos reunimos para luchar contra la Legión Ardiente, que está sembrando el caos en las Islas Quebradas. Queremos hacer a un lado una historia compleja y amarga para derrotar a un enemigo común. No dejamos de observarnos mientras peleamos codo a codo.

En estos tiempos oscuros, es oportuno recordar la valentía y el espíritu de aquellos que estuvieron en la puerta de Ahn’Qiraj. Es preciso cultivar la memoria si queremos acabar con las fuerzas demoníacas a las que nos enfrentamos actualmente.

Desde el 21 al 23 de enero, te invitamos a recordar a los caídos y celebrar la victoria de aquella épica batalla. Todo el reino de Azeroth está invitado a participar de una festividad especial: La llamada del Escarabajo, donde nos reuniremos para realizar actos conmemorativos y compartir el orgullo de nuestras facciones.

¿Estuviste presente en aquel momento? Comparte tus recuerdos con nosotros en los comentarios.

Cargando comentarios…

Ocurrió un error al cargar los comentarios.