Battle for Azeroth: Guía turística de Vol’dun
BFA
por Blizzard Entertainment el August 6th a las 9:00pm

Vol’dun es una tierra extensa y despiadada que se encuentra ubicada al noroeste de Zandalar. Las dunas de arena, las llanuras saladas y los terrenos rocosos donde se quiebran los huesos se extienden de costa a costa y limitan con Nazmir hacia el este y con Zandalar hacia el sur. No solo debes preocuparte por el peligro que supone el paisaje árido e implacable, sino también por las criaturas que luchan por sobrevivir aquí.

Bienvenido a Vol’dun

Vol’dun es el lugar al que se envía a los exiliados de Zuldazar a cumplir su sentencia de muerte. Pero la aparente ausencia de vida de esta tierra es apenas una fachada: hay mucho más por descubrir debajo de la superficie.

La princesa Talanji ha oído rumores que indican que Jakra’zet, el general de su padre, está enviando tropas en secreto hacia Vol’dun. Si quieres probar el valor de la Horda y asegurar el poderío de la flota zandalari para tu causa, tendrás que aventurarte en esta tierra inhóspita para encontrarlo, descubrir sus planes y detenerlo antes de que derribe al imperio zandalari.

Tú y tu pequeño equipo se enfrentarán al peligro en cuanto partan de la ciudad capital, pues con solo cruzar la frontera revelarán sus intenciones a aquellos que sirven al general. Como en cualquier aventura en tierra hostil, deberás estar preparado... para lo que sea.

Los secretos del general Jakra’zet yacen en algún lugar del desierto. Ve a las dunas y recupera pruebas que serán de ayuda para derrocarlo.

Mientras exploras esta tierra cruel, te cruzarás con los lupinos vulperas, una raza ágil e inteligente de carroñeros nómadas capaces de convertir todo lo que encuentran en oportunidades para prosperar. Pero no todos los que habitan esta tierra son libres. Los reptilianos sethrak, otrora aliados de los trols zandalari, han empezado a convertir en esclavos a todos los que se cruzan en su camino. Y los vulperas son un blanco fácil de sus elucubraciones. Si quieres sobrevivir en Vol’dun y llegar al corazón de los planes del general Jakra’zet, necesitarás el apoyo de todos los aliados que puedas conseguir. Ayudar a estas criaturas sin duda te resultará provechoso.

Las caravanas vulperas se trasladan de escondite en escondite mientras venden sus mercancías, comercian y divulgan información que consiguen durante sus viajes. Si tienes suerte, podrás viajar en una y aprender un poco más sobre estos ingeniosos habitantes del lugar.


Recuerdos para olvidar: Ahora todos somos Akunda

Hacia el sur se encuentra el Templo de Akunda. Al igual que Nazmir y Zuldazar, esta tierra cuenta con la presencia de varios loa. Muchos de los que buscan un santuario viajan a este templo para olvidar las desgracias del pasado y servir al gran loa Akunda. Hay mucho más por descubrir aquí, y con un poco de esfuerzo podrás ganarte el favor de este loa.

Al noreste del Templo de Akunda, en las cercanías de Atul’aman, se ha formado un asentamiento de desterrados. A pesar de las tormentas de arena frecuentes y la falta de suministros, han comenzado a arriar alpacas en este terreno cruel. Mantener a los rebaños a salvo de las hienas, los merodeadunas vol’duni y los sauroliscos es un inmenso desafío, y este esfuerzo feroz por sobrevivir ha vuelto impasible a este pueblo. No confían en los forasteros, y los merodeadores que se refugian en la Palestra de Arenas Agostadas suelen asaltar este asentamiento endeble para robar sus escasos suministros.


Relájate en la Posada Colmilloáureo

El Oasis Frondarrullo se oculta cerca de Atul’aman, en el interior de una caverna profunda. Aquí encontrarás la Posada Colmilloáureo que está a cargo de Rhan’ka, un tabernero extravagante que tiene algunos pedidos un tanto curiosos. Si decides ayudar a Rhan’ka y le demuestras algo de valentía (o mejor, mucha valentía) conseguirás algunos beneficios adicionales, como una nueva ruta de vuelo y una taberna en pleno funcionamiento que puedes convertir en tu refugio en medio del calor brutal del desierto.


Un oasis de delicias en el desierto

Apenas al norte del Oasis Frondarrullo podrás encontrar a un vulpera conocido como Rikati que vende algunos "alimentos" y brebajes curiosos como la “miel” de alabilis, que probablemente no sea lo que crees que es. De hecho, nada en este desierto es lo que parece. Si tienes un espíritu aventurero y un estómago de acero, quizás quieras darte una vuelta y explorar nuevas fronteras culinarias.


Atrapado entre los sethrak y el mar

Si lo que buscas son anécdotas de piratas, no dejes de visitar el Puerto de Zem'lan al sudoeste. Lo cierto es que solo vale la pena visitarlo por los rumores que hablan de tesoros y una maldición latente. El cantar de las gaviotas resulta apacible, incluso entre los vestigios destruidos del puerto y las patrullas sethrak que se encuentran en la zona. Aquí encontrarás historias y misterios por resolver.


La incursión Aspafresno

La Compañía Aspafresno se ha infiltrado en la región que está al sur de Vol’dun. Como si no tuvieras suficientes amenazas por las que preocuparte, como el general Jakra’zet, los esclavizadores sethrak, piratas malditos, merodeadores y un desierto hostil repleto de criaturas que anhelan matarte y (posiblemente) devorarte, la presencia de estos kultiranos tampoco te facilitará tu paso por estas tierras.  


Un santuario de tortugas

En la costa que está al norte del Risco Susurrante, los tortollanos se han establecido en el Refugio Tortaka. Deben lidiar con los nagas que están al este, la falta de suministros y unas arañas particularmente grandes. Si sufres de aracnofobia, quizás Vol’dun no te resulte muy atractivo como lugar de vacaciones...

Si visitas el Barranco Reptante al sur, puedes encontrarte con algunos peregrinos tortollanos de Nazmir. Su viaje ha quedado interrumpido y ahora están en manos de los sethrak, que los venderán al mejor postor.


Donde las serpientes no se atreven

Hacia el norte, el Pináculo de los Clamacielos se impone en el paisaje. Una enorme serpiente encapuchada se alza por encima, rodeada de descargas eléctricas crepitantes. Aquí encontrarás el Templo de Sethraliss y descubrirás la oscuridad que alberga.

Hace siglos, Sethraliss, una poderosa loa serpiente, se sacrificó para impedir que Mythrax liberara a su maestro sobre Azeroth. Después de la batalla, sus seguidores más devotos transportaron sus restos y construyeron un templo a su alrededor mientras aguardaban su renacer. Ahora, una fuerza oscura se agita en este templo sagrado y busca corromper el poder de Sethraliss con fines perversos.

Dificultades: Normal, heroica y mítica
Nivel: Horda* 110 o superior (uno de los cuatro calabozos para subir de nivel)
*Disponible en nivel 120 para la Alianza y la Horda

Culebris y Aspix: Un par de sethrak muy poderosos que cumplen la tarea de vigilar la entrada al templo para impedir que alguien interfiera con los planes de su maestro.

Merektha: Merektha es el producto de experimentos nefastos realizados con el fin de crear un ejército de bestias imparables. Sus huevos están comenzando a eclosionar, y esta madre saldrá en busca de víctimas para alimentar a sus crías voraces.

Galvazzt: Tras la corrupción de su templo, el poder de Sethraliss sobre los relámpagos creó unos elementales retorcidos que ahora deambulan por las cámaras hundidas. La más poderosa de estas criaturas se llama Galvazzt, y es capaz de erradicar cualquier cosa que se cruce en su camino.

Avatar de Sethraliss: El Corazón de Sethraliss está agobiado por un poder terrible que intenta corromperlo. Su avatar debe ser restaurado antes de que este mal se arraigue y la haga renacer como una loa oscura capaz de destruir Vol’dun por completo.

Hay mucho para explorar en Vol’dun, y lo que a primera vista parece un páramo cobrará vida con un vigor letal una vez que logres ver más allá de su capa exterior. Los huesos erosionados de bestias gigantes se esparcen por el lugar perfectamente pulidos y limpios, gracias al embate de las arenas. Podrás encontrar algunos resguardos breves para protegerte del calor hacia el norte, en el pequeño estrecho pantanoso, y en las cavernas y los oasis que se ocultan del sol implacable.

Recuerda: el agua puede significar la diferencia entre la vida y la muerte, para ti y para otros que quizás la necesiten desesperadamente. Una gota o dos, en el momento exacto y en el lugar preciso, pueden marcar la diferencia.


Al este de Vol’dun se encuentran los pantanos fétidos de Nazmir, y al sur encontrarás la antigua y extensa capital de los zandalari: Zuldazar. Necesitarás coraje y determinación para incorporar la flota zandalari al poderío de la Horda. Para sobrevivir en Vol’dun, quizás necesites mucho más que eso.

Cargando comentarios…

Ocurrió un error al cargar los comentarios.