Warlords of Draenor
Lanzamiento: noviembre de 2014 | Parche 6.0 de World of Warcraft
Con la ayuda de Kairozdormu —el dragón de bronce— Garrosh Grito Infernal huyó de la justicia y terminó en una cronología alterna de Draenor; en el período previo al arribo de la Horda a Azeroth. Sediento de venganza, Garrosh le otorgó a su padre, Grommash Grito Infernal, la tecnología necesaria para formar su ejército ideal: la fuerza conquistadora conocida como la Horda de Hierro. En Draenor, Garrosh unió bajo su estandarte a los clanes orcos, cuyos líderes se convirtieron en jefes de guerra de la Horda de Hierro. Entre ellos figuraban Kargath Garrafilada, el astuto Puño Negro, el chamán ancestralNer’zhul, y el intrépido Kilrogg Ojo Muerto. La Horda de Hierro tomó el control de varios puntos clave en Draenor, subyugó Gran Magullador —la ciudad de los ogros— y construyó fortificaciones masivas, como la Fundición Roca Negra, para armar a los ejércitos de cada jefe de guerra. Cuando la Horda de Hierro tuvo a Draenor en sus garras, los orcos invadieron Azeroth mediante el Portal Oscuro. Durante la incursión, los orcos arrasaron el castillo de Nethergarde, y tomaron el control del Bastión Machacamiedo. Como represalia, el Archimago Khadgar congregó a los campeones de la Horda y de la Alianza, guiándoles a través del portal para detener a la Horda de Hierro en Draenor de una vez por todas. Finalmente, Garrosh cayó ante Thrall. Al cabo de una agotadora campaña bélica, los héroes de Azeroth lograron derrotar a la mayoría de los jefes de la Horda de Hierro. La ofensiva militar de Khadgar asestó un golpe devastador a la Horda de Hierro. Como Grommash fracasó en dar a sus guerreros la victoria prometida, hubo disensión entre sus filas, lo que dio a Gul’dan la oportunidad de usurpar el control de la Horda de Hierro para invocar a la Legión Infernal a Draenor…
Contenido relacionado
Contenido relacionado